Técnicas de estudio para opositores: Las mejores estrategias

Estudiar para oposiciones puede ser un desafío abrumador. La cantidad de material que se debe aprender y la presión de obtener buenos resultados pueden generar estrés y ansiedad. Sin embargo, existen técnicas de estudio efectivas que pueden ayudar a los opositores a maximizar su tiempo y mejorar su rendimiento. En este artículo, exploraremos las mejores estrategias de estudio para opositores.

 

¡Vamos a empezar!

Planificación

La planificación es fundamental para el éxito en cualquier tarea, y estudiar para oposiciones no es una excepción. Es importante establecer un plan de estudio detallado que incluya metas claras y un cronograma realista. Dividir el material en secciones y asignar un tiempo específico para cada una puede ayudar a mantenerse organizado y evitar la procrastinación.

Además, es recomendable establecer horarios de estudio regulares y respetarlos. Esto ayuda a crear una rutina y a entrenar al cerebro para que esté preparado para el estudio en esos momentos específicos.

Actitud positiva

La actitud positiva es clave para mantener la motivación y el enfoque durante el estudio. Es normal enfrentar momentos de frustración o desánimo, pero es importante recordar el objetivo final y mantener una mentalidad positiva. Celebrar los logros, por pequeños que sean, y recordar el progreso realizado puede ayudar a mantener la motivación a largo plazo.

Además, rodearse de personas positivas y de apoyo puede ser de gran ayuda. Compartir experiencias y consejos con otros opositores puede generar un ambiente de motivación y colaboración.

Elaborar resúmenes y esquemas

Elaborar resúmenes y esquemas es una técnica efectiva para organizar y comprender la información. Al resumir el contenido en palabras propias, se procesa y se asimila mejor la información. Además, la creación de esquemas visuales ayuda a visualizar las relaciones entre los conceptos y facilita la memorización. Seguro que más de una vez te has hecho esquemas, ¿me equivoco?.

Es recomendable utilizar colores, dibujos y diagramas para hacer los esquemas más visuales y atractivos. Esto ayuda a que el cerebro asocie la información con imágenes y facilite su recuperación posterior.

Utilizar el Método Cornell

Vamos a empezar con los distintos métodos que pueden ayudarnos. 

El Método Cornell es una técnica de toma de apuntes que ayuda a organizar y revisar la información de manera efectiva. Consiste en dividir el papel en tres secciones: una columna estrecha a la izquierda para escribir preguntas o palabras clave, una columna más ancha a la derecha para tomar notas y un espacio inferior para resumir las ideas principales.

Este método fomenta la participación activa durante las clases o el estudio, ya que se debe estar atento para identificar las ideas clave y formular preguntas relevantes. Además, el resumen final en la parte inferior permite repasar rápidamente las ideas principales antes de un examen o repaso.

¿Lo conocías?

Aplicar el Método SQ3R o Método Robinson

El Método SQ3R, también conocido como Método Robinson, es una técnica de lectura activa que ayuda a comprender y retener la información de manera más efectiva. Consiste en cinco pasos: Survey (explorar), Question (preguntar), Read (leer), Recite (recitar) y Review (revisar).

En primer lugar, se debe explorar el material de estudio de manera rápida para tener una idea general del contenido. Luego, se formulan preguntas sobre lo que se espera aprender. A continuación, se lee el material de manera activa, buscando respuestas a las preguntas formuladas. Después de la lectura, se recita en voz alta o se escribe un resumen de lo aprendido. Por último, se revisa el material para reforzar el aprendizaje.

Este método fomenta la participación activa y la comprensión profunda de la información. Al formular preguntas y recitar en voz alta, se refuerza la memoria y se facilita la recuperación de la información en el futuro.

Utilizar la técnica «pomodoro»

¡Vamos con otra técnica para estudiar para opositar muy efectiva! 

La técnica «pomodoro» es una estrategia de gestión del tiempo que consiste en dividir el estudio en intervalos de tiempo cortos, generalmente de 25 minutos, llamados «»pomodoros»». Después de cada pomodoro, se toma un descanso de 5 minutos. Después de cuatro pomodoros, se toma un descanso más largo, de 15 a 30 minutos.

Esta técnica ayuda a mantener la concentración y a evitar la fatiga mental. Al dividir el estudio en intervalos cortos, se evita la sobrecarga cognitiva y se mantiene la motivación. Además, los descansos regulares permiten al cerebro descansar y procesar la información.

Tecnica de lectura rápida

La lectura rápida, enfocada en maximizar la comprensión en menos tiempo, aborda diversas técnicas para mejorar la velocidad lectora. Sus beneficios incluyen el ahorro de tiempo, una comprensión más eficiente y la posibilidad de aprender más en menor tiempo. Entre las estrategias recomendadas se encuentran la prelectura exploratoria, la fijación visual, la eliminación de la subvocalización, la lectura en bloques, evitar distracciones y mejorar el vocabulario.

Al practicar estas técnicas, se puede integrar la lectura rápida como parte esencial de los hábitos de estudio y aprendizaje, potenciando la adquisición de conocimientos de manera efectiva.

Además, es importante destacar que puedes adquirir estas habilidades a través de una formación específica conocida como «lectura ágil». Esta metodología puede proporcionar una estructura y guía para el desarrollo de las técnicas mencionadas, facilitando así la incorporación de la lectura rápida como una destreza valiosa en tu proceso de aprendizaje.

Repetición espaciada y Método Leitner

La repetición espaciada es una técnica de estudio para opositores que se basa en la idea de que la memoria se refuerza mediante la repetición a intervalos regulares. En lugar de estudiar un tema de manera intensiva durante un corto período de tiempo, se recomienda distribuir el estudio a lo largo del tiempo.

El Método Leitner es una técnica de repetición espaciada que utiliza tarjetas de estudio. Consiste en dividir las tarjetas en diferentes pilas, según el nivel de dominio de cada una. Las tarjetas que se responden correctamente se mueven a pilas posteriores, mientras que las tarjetas que se responden incorrectamente se revisan con mayor frecuencia.

Esta técnica aprovecha el efecto de la repetición espaciada para reforzar la memoria a largo plazo. Al revisar las tarjetas en intervalos regulares, se refuerza la memoria y se facilita la recuperación de la información en el futuro. Es quizás la técnica de estudio para opositores más empleada.

Utilizar la técnica Feynman

La técnica Feynman es una estrategia de estudio que consiste en explicar un concepto en términos simples y comprensibles. Al intentar explicar un tema a otra persona, se identifican las lagunas en el conocimiento y se refuerza la comprensión.

Para aplicar esta técnica, se debe seleccionar un tema y explicarlo en voz alta o por escrito, utilizando un lenguaje sencillo y evitando el uso de términos técnicos. Si se encuentran dificultades para explicar un concepto, es una señal de que se necesita revisar y profundizar en ese tema.

Esta técnica ayuda a consolidar el conocimiento y a identificar áreas de mejora. Al explicar un tema en términos simples, se refuerza la comprensión y se facilita la recuperación de la información en el futuro.

¿Conocías ésta técnica de estudio?

Utilizar reglas mnemotécnicas

Las reglas mnemotécnicas son técnicas que ayudan a recordar información utilizando asociaciones o acrónimos. Estas técnicas aprovechan la capacidad del cerebro para recordar imágenes o palabras con significado.

Por ejemplo, para recordar los planetas del sistema solar en orden, se puede utilizar la frase «»Mi Vaca Tiene Un Nuevo Juguete: Saturno, Urano, Neptuno, Júpiter, Marte, Venus, Tierra, Mercurio»». Cada palabra de la frase representa la inicial de un planeta y facilita su recuerdo en orden.

Esta técnica es especialmente útil para recordar listas o secuencias de información. Al asociar la información a imágenes o palabras con significado, se facilita la recuperación de la información en el futuro. 

Realizar simulacros de oposiciones

Realizar simulacros de oposiciones es una estrategia efectiva para familiarizarse con el formato y el tipo de preguntas que se pueden encontrar en el examen real. Estos simulacros permiten evaluar el nivel de conocimiento e identificar áreas de mejora. Además, ¡restan presión!.

Es recomendable realizar simulacros en condiciones similares a las del examen real, como limitar el tiempo y evitar distracciones. Además, es importante revisar las respuestas incorrectas y comprender los errores cometidos para evitar repetirlos en el futuro.

 

Aplicar el Método Kaizen adaptado a oposiciones

El Método Kaizen es una filosofía japonesa que se basa en la mejora continua. Aplicado al estudio para oposiciones, consiste en realizar pequeños cambios y mejoras constantes en el proceso de estudio.

En lugar de intentar estudiar durante largas horas sin descanso, se recomienda estudiar en intervalos cortos pero intensivos. Además, es importante revisar y analizar regularmente el progreso y los resultados obtenidos, identificando áreas de mejora y estableciendo metas realistas.

El Método Kaizen también fomenta la autodisciplina y la responsabilidad personal. Al asumir la responsabilidad de su propio aprendizaje, los opositores pueden maximizar su rendimiento y alcanzar sus objetivos.

Conclusion final

En definitiva, como has podido ver, estudiar para oposiciones requiere de técnicas de estudio efectivas que ayuden a maximizar el tiempo y mejorar el rendimiento. La planificación, la actitud positiva y el uso de técnicas como elaborar resúmenes, utilizar el Método Cornell, aplicar el Método SQ3R, utilizar la técnica «»pomodoro»» y la repetición espaciada son algunas de las estrategias más efectivas. Además, técnicas como la técnica Feynman, las reglas mnemotécnicas, los simulacros de oposiciones y la aplicación del Método Kaizen adaptado a oposiciones pueden ser de gran ayuda para los opositores. 

Al utilizar estas técnicas de estudio de manera constante y adaptarlas a tus necesidades individuales, puedes mejorar tu rendimiento y aumentar tus posibilidades de éxito en las oposiciones.

¡Si utilizas alguna de ellas, házmelo saber en comentarios!

No obstante, si estás interesado en obtener más información sobre cómo aplicar estas técnicas de estudio de manera más efectiva, te recomiendo echar un vistazo a la formación online Opostar. Una formación dedicada íntegramente a tu preparación como opositor. 

Puedes leer opiniones sobre el curso Opostar para conocer experiencias de otros opositores y tomar una decisión informada sobre tu preparación en el enlace.

Etiquetas:

Anna Lluis

Redactora apasionada del Marketing y de las Finanzas y amante del mundo online. Cofundadora de Activatuvida.pro, en constante formación y aprendizaje.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar