Comentarios –

1

Comentarios –

1

Técnicas para estudiar más rápido y mejor y que se te quede todo en la cabeza

Aunque parezca increíble durante los años escolares no te enseñan a estudiar ni de una forma rápida ni de manera eficaz. Después de pasar tanto tiempo en el colegio o instituto te das cuenta que no has aprendido a estudiar en el momento que te enfrentas ante exámenes difíciles, ya sean de bachillerato, de universidad o de oposición.

Si todo esto que te cuento te resulta familiar es que tienes el mismo problema que yo tenía hace pocos años pero, afortunadamente, supe poner solución con un conocimiento sencillo.

Descubre cómo estudiar más rápido y mejor para que no se te resista ningún examen más hasta ahora.

¡Sigue leyendo que comenzamos a aprender de verdad!

 

¿Cómo estudiar más rápido?

Si estás en periodo de estudio y te sueles enfrentar a distintos exámenes sé perfectamente que aprender a estudiar rápido y que se te quede todo en la cabeza es puro oro para ti. 

Lo afirmo así, tan seguro de mí mismo, porque en el pasado me costaba muchísimo retener información, estudiar rápido y que este proceso fuese eficaz.

Entonces, aquí te voy a dar algunos consejos y técnicas que a mí me han ayudado mucho a la hora de opositar, y también de estudiar para pasar cualquier examen deseado.

1.Bebe agua, no lo olvides

En época de exámenes seguro que sueles beber mucho café o bebidas energéticas. Es una mala costumbre muy común y que te aconsejo abandonarla. Para estudiar mejor y más rápido necesitas estar bien nutrido. Esto no solo trata de la alimentación sólida sino que además es importante mantenerte hidratado para que el cerebro pueda hacer sus funciones básicas y retener toda la información posible. Para ello, es imprescindible que estés saludable en todos los aspectos. 

Así que, aunque te parezca extraño no dejes de tener junto a ti una botella de agua.

 

2. No cambies cada día de lugar de estudio

Somos “animales” de costumbres y tu cerebro es el mayor fan de esta idea. Lo mejor es tener tu propia habitación de estudio y no usar el salón u otras salas de la casa para realizar esta tarea. Si lo haces te arriesgas a echar por la borda un día de estudio porque pueden aparecer distracciones inesperadas, o esperadas, en las que no vas a saber deshacerte de ellas. ¿Un ejemplo? Llega alguien a casa y comenzáis una conversación o vas la nevera y te apetece comer algo aún sin tener hambre. Si pierdes el foco aunque sea varios segundos o un minuto, tu productividad se verá afectada notablemente y despistarte por “tonterías” no te conviene, ¡Piénsalo!

3. Planifica tu estudio con papel y bolígrafo

Lo ideal es estudiar todos los días, sin embargo, por diferentes motivos puede no ocurrir esto. Para evitar al máximo que suceda, te aconsejo que escribas un horario de estudio, como si de un trabajo se tratara, para que te comprometas contigo mismo y te mantengas en la silla frente a tu escritorio esas horas planeadas.

Así tu mente se centra, y sabe, que eso es lo que toca ahora y  es lo correcto. Claro que puedes “salirte” con la tuya y no acudir a tu cita de estudio pero créeme, te será más difícil por eso de tener remordimiento de conciencia.

 

4. ¡Aléjate del móvil!

No tienes excusas, el teléfono móvil es la mayor distracción de todas, mermando considerablemente tu capacidad de estudio, impidiéndote estudiar más rápido y mejor. Puedes ponerlo en “modo avión” que está bien pero si quieres ser un verdadero estudiante comprometido y responsable aléjalo de ti ya.

Yo al principio lo dejaba junto a mí sin conexión pero aún así, me distraía porque era muy goloso tenerlo cerca. Por esto, yo te aconsejo que lo dejes en el salón o en una habitación distinta para que estés centrado en lo tuyo. Te digo que a mí me fue mucho mejor desde que practiqué esto. Si tus periodos de estudios los pasas en una biblioteca puedes desconectar el móvil y no sacarlo de la mochila. Ahí te lo dejo, comprueba tu fuerza de voluntad y si lo consigues, verás como mejoras a la hora de leer y estudiar más rápido y mejor.

 

5. Haz un esquema salva días

Organízate los módulos o temas y decide qué vas a estudiar cada día. Una vez tengas esto clarinete, coge un folio y un lápiz (no vale portátil, no es lo mismo) y hazte un esquema. El esquema te va a ayudar a organizarte. De esta forma vas a estudiar más rápido y también vas a estudiar mejor por la sencilla razón de que te vas a centrar solo en un tema o bloque de estudio y tu cerebro va a poner toda su energía y foco ahí. El gráfico te ayudará a ordenar mejor las ideas y a retener con eficacia.

 

6. Cuéntaselo a alguien

Para que tu cerebro procese, memorice y recuerde mejor tienes que encontrar una persona que sienta curiosidad por lo que estudias. Así bien, cuando acabes de estudiar, puedes practicar esta técnica explayando tu conocimiento hacia otra persona. Créeme, es muy efectivo y una forma de estudiar más rápida y mejor porque retendrás exitosamente todo lo que has estudiado.

 

7. Utiliza tus propias palabras y estudia más rápido

Está comprobado que si estudias utilizando tu “jerga” y vocabulario particular aumentas la capacidad de aprendizaje. Esto es, no te recomiendo para nada que estudies de memoria sin comprender. Mucho mejor es asimilando la información y comprendiendo todo para que tu cerebro haga un esquema mental y lo pueda “consultar” en futuras ocasiones cuando realmente le haga falta. 

Un curso online que me encanta, es la formación Lectura Ágil que te ayuda precisamente a eso: leer más rápido, doblar tu velocidad pero comprendiendo todo lo leído. ¡Échale un ojo!.

 

8. Anímate antes de coger los libros

Es ideal que reserves solo 5 minutos antes de sentarte a devorar los temas que tienes adjudicados ese día. La motivación es esencial para cumplir los objetivos y para sentirte bien, memorizar mejor y estar más conectado con todo lo que haces. Para estudiar más rápido y mejor también se aplica esta técnica y es que, una mente positiva y motivada es sinónimo de confianza y felicidad. 

Por ello, reserva este tiempo para sentarte tú solo y respirar. Inspira y respira además de llenarte de pensamientos productivos y positivos para que aumentes tu confianza y creas en ti. Piensa en todo lo que vas a estudiar hoy y estructura tu día creyendo que puedes con todo. De verdad, es una actitud ante el estudio muy reconfortante, inspiradora y altamente efectiva.

 

9. Date un respiro y no sobre esfuerces tu mente

Es importante que estudies y que lleves una estructura de tus días cumpliendo lo que te propones. Sin embargo, no excedas tu cuerpo a situaciones demasiado cargantes y a largas horas estudiando. Si estudiar demasiado y no te respetas a ti mismo cumpliendo los descanso apropiados tendrás un efecto rebote en el que más que aprendes, desaprenderás lo estudiado.

Desconecta y descansa para que la mente repose y asienta todo el contenido.

Por último, te quiero contar algo que puede gustarte.

 

Después de enseñarte todas estas técnicas para estudiar más rápido y mejor debes saber que entre las muchas que hay en el mercado, conozco una bastante interesante.

Se llama Lector Voraz de Jesús Honrubia y está muy estupenda.

Aquí te dejo más información:

Quiero saber más sobre Lector Voraz

Dejanos tu valoración 

¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Etiquetas: Lectura

Anna Lluis

Redactora apasionada del Marketing y amante del mundo online. Cofundadora de Activa tu Vida, y en constante formación y aprendizaje.

1 Comentario

  1. Toni

    Retener lo leído me cuesta mucho, a los 3 o 4 días ya no me acuerdo de nada. Mi distracción mas grande es el teléfono móvil, reconozco que es una asignatura pendiente para mí. Muchas gracias, marearé se seguir tus recomendaciones.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar